La mal llamada “reforma” a la Ley de Comunicaciones y Transportes de Tlaxcala

Imagen: Archivo tlaxcultuarte

 

Raúl Contreras Flores

 

“No mentir, no robar y no traicionar al pueblo”, máxima del presidente Andrés Manuel López Obrador que a diario repite y que los diputados locales de los partidos Morena, del Trabajo y Encuentro Social, quienes conformaron la coalición “Juntos Haremos Historia”, ignoran.

Con la ambigua “reforma” que hicieron a la Ley de Comunicaciones y Transportes en el Estado de Tlaxcala, que data de 1983, dejaron a la deriva el legítimo derecho de los ciudadanos de poder elegir el servicio de transporte personalizado de acuerdo a sus necesidades y propio interés, entre otros puntos igualmente importantes de esta obsoleta Ley.

Una “reforma” que no pasó por el debate amplio y abierto de los sectores involucrados en esta problemática, como son los representantes en la materia del Poder Ejecutivo, concesionarios, directivos de plataformas digitales, universidades públicas y privadas, especialistas de diferentes disciplinas profesionales en el tema y, por supuesto, la voz ciudadana.

De rodillas ante los eternos “líderes” del transporte público encabezados por Indalecio Saucedo Sánchez, Hugo Salado del Razo y Luis Texis Hernández, a quienes se ha sumado su antiguo adversario Reynaldo Delgado, los diputados de Morena, PT, PEST y el arribo a este grupo del diputado Miguel Ángel Covarrubias Cervantes, de quien se desconoce realmente a qué fracción legislativa pertenece si al PRD o al PT, no hicieron más que trasladar la toma de decisiones a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte), en relación a la autorización del servicio de transporte personalizado a través de la utilización de plataformas digitales.

Decisión salomónica que evidencia la falta de capacidad para legislar y no anteponer el interés supremo del pueblo, a quien dicen “representar”, por encima del interés personal o de grupo de los 17 diputados que aprobaron la mal llamada “reforma” a la Ley de Comunicaciones y Transportes del Estado. Ley que a casi 37 años de haber sido publicada necesita ser sustituida por un nuevo ordenamiento legal acorde a los tiempos que vivimos, en donde el avance de la ciencia y la tecnología, y con ellas la era digital, nos alcanzó.

Así, mientras el presidente López Obrador a diario batalla en contra del corporativismo y la corrupción, acá en el Congreso del Estado algunos legisladores entran en contubernio con la mafia del transporte público, tal es el caso de Miguel Piedras Díaz, diputado plurinominal de Morena, quien, a pesar de ser concesionario del transporte público, es también el presidente de la Comisión de Movilidad, Comunicaciones y Transportes, y, a pesar de encontrarse en una franca situación de conflicto de interés, nunca se ha excusado de este asunto y permitir que otro diputado quede al frente, por lo que estaría incurriendo en una grave irregularidad.

Es decir, este diputado “morenista” pertenece al grupo faccioso de transportistas que por décadas han estado al servicio de los gobiernos en turno, sean priistas, perredistas, panistas y que, al parecer, ahora quieren estar al servicio de Morena, aunque, quizá no del partido, sino en franco contubernio con el grupo de arribistas que se colgaron de la figura de Andrés Manuel López Obrador y así llegar al lugar al que nunca debieron haber llegado. Gente trepadora de otros partidos políticos a los que no les dieron la candidatura que deseaban, que ambicionaban. Morena les abrió las puertas y hoy están convertidos en verdaderos Caballos de Troya, destrozando en Tlaxcala lo que López Obrador ha venido construyendo a lo largo de los años, desde 1988 que abandonó las filas del PRI.

Si Morena aspira a mantenerse dentro de las preferencias del electorado, me parece que es momento de que la dirigencia estatal, aún bajo la responsabilidad del Senador Joel Molina Ramírez, tome cartas en el asunto y dé un manotazo en la mesa para poner orden, eso muy probablemente significaría la expulsión de quienes a diario traicionan en el Congreso local la máxima del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador: “No mentir, no robar y no traicionar al pueblo”.

Autor entrada: Tlaxcultuarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *