Plaza Insurgentes / Ignorancia e irresponsabilidad social ante Covid-19 / Autoridades municipales cómplices

  • Ignorancia e irresponsabilidad social contribuyen al avance de Covid-19
  • Autoridades municipales cómplices u omisas

 

Nuevamente, el pasado fin de semana en diferentes municipios de la entidad tlaxcalteca se llevaron a cabo eventos sociales y de diversión en los que se encontraban reunidas centenas de personas de todas las edades, en un franco desacato a las medidas sanitarias emitidas por el sector salud, tanto federal como estatal, para intentar frenar la segunda ola de contagios de la mortal enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2.

De acuerdo a información oficial, en operativos conjuntos la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC) y la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Tlaxcala (Coeprist), suspendieron reuniones sociales masivas, eventos musicales públicos y establecimientos comerciales en comunidades de los municipios de Ixtacuixtla, Panotla, Tepeyanco, Atlangatepec, Huamantla, Ixtenco y Zitlaltepec, así como en Val’Quirico. Además de la suspensión de una carrera de caballos que se realizaba el día de ayer en la localidad de San Pedro Ecatepec, municipio de Atlangatepec, en donde se contó con el apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC). Aunque no se debe olvidar el pésimo papel de los presidentes municipales de Totolac y Panotla, quienes se presume han sido promotores de diferentes eventos masivos.

Operativos que han resultado exitosos gracias a la participación ciudadana, ya que mediante denuncias hechas a través del 9-1-1, es como las citadas dependencias estatales llegan a suspender eventos masivos que en estos tiempos de pandemia son fuente poderosa de contagios.

Sin embargo, esa importante participación de ciudadanos ha dejado al desnudo la complicidad u omisión de las autoridades municipales al no impedir la realización de ese tipo de eventos que, lamentablemente, semana tras semana se llevan a cabo en todo el estado; aunado al hecho de permitir la apertura de locales comerciales y de servicios considerados no esenciales en estos días en los que Tlaxcala se encuentra en Semáforo Epidemiológico color rojo, es decir, de máxima alerta sanitaria.

Tal es el caso de los municipios de Tlaxcala, Apizaco, Chiautempan, Huamantla, Zacatelco, Yauhquemehcan, Contla, San Pablo del Monte, Ixtacuixtla y Calpulalpan, quienes encabezan la lista y hasta este día cuentan, de acuerdo con información de la Secretaría de Salud (Sesa), con dos mil 508, mil 649, 892, 706, 621, 455, 417, 357, 323 y 321 personas contagiadas, respectivamente, sin conocer el número de personas fallecidas en cada una de estas demarcaciones territoriales.

En el caso del municipio capitalino la aplicación de las nuevas medidas sanitarias ha sido selectiva, mientras a pequeños comercios y vendedores ambulantes se les obliga a acatar esas disposiciones, a los antros, restaurantes, bares, gimnasios y todo tipo de giros no esenciales se les permite abrir sus puertas sin acatar las indicaciones de higiene y aún permanecer en servicio fuera del horario establecido, alentando la presencia de clientela.

Quizá existan fuertes intereses o compromisos con los propietarios de esos negocios que la alcaldesa suplente, Mildred Vergara Zavala, tendría que aclarar, si no fuera así, entonces tendría que aplicar por parejo las disposiciones sanitarias en beneficio de la salud de la población.

Y existe complicidad u omisión porque los presidentes municipales saben muy bien que, si existe resistencia de particulares a acatar una disposición oficial, pueden solicitar apoyo al gobierno estatal y éste, a su vez, dependiendo de la problemática a enfrentar, pedir refuerzo al gobierno federal; por eso es que no debe existir pretexto alguno que impida respetar las medidas sanitarias implementadas para tratar de contener la propagación del virus Covid-19.

El sustento legal se encuentra en varios artículos de la Ley General de Salud, la Ley de Salud del Estado de Tlaxcala y en las disposiciones del Consejo Estatal de Salud.

Por otra parte, de conformidad con el artículo 9 de la Ley de la Guardia Nacional, dentro de sus facultades se encuentran: Salvaguardar la integridad de las personas y de su patrimonio. Garantizar, mantener y restablecer el orden y la paz social; Prevenir la comisión de delitos en todo el país, así como realizar investigaciones para cumplir con este objetivo; Efectuar tareas de verificación para la prevención de infracciones administrativas; Recibir denuncias, comprobar su veracidad y hacerlas del conocimiento del Ministerio Público; Colaborar con otras autoridades federales en funciones de vigilancia, verificación e inspección y en operativos conjuntos, entre otras.

Por lo que no sería nada descabellado que el gobierno estatal que encabeza Marco Mena, en el ámbito de la soberanía que posee cada entidad federativa, y ante la necedad, ignorancia e irresponsabilidad de miles de ciudadanos tlaxcaltecas, junto con la complicidad u omisión de los 60 alcaldes, pudiera solicitar el apoyo de los efectivos de la Guardia Nacional para que patrullen la entidad y disuadan la celebración de todo tipo de eventos sociales, recreativos y deportivos que se organizan en plena ola del repunte de la pandemia que cada día suma cientos de personas contagiadas y decenas de muertes.

Así, frente a este escenario de valemadrismo puro, en Tlaxcala se contabilizan hasta el día de ayer 13 mil 432 personas contagiadas, mil 764 fallecimientos y nueve mil 460 personas recuperadas.

¡Qué necesidad de seguir llenando de camas, ventiladores y tanques de oxígeno los hospitales!

Autor entrada: Tlaxcultuarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *